Presos Políticos, Recuerdos

Ser menor de edad no limita la entrada a El Helicoide

Son las cuatro de la madrugada y Diego Gomes agarra su teléfono tras escuchar ruidos en el pasillo principal de su edificio. Sin pensar que esa sería su última publicación en Facebook, prosigue a escribir lo que sucedía. –SEBIN afuera de mi casa.- publicó. Y eso fue lo último que se supo de él por 5 meses.

El 10 de enero el SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional), a través de comisiones especiales de presunta investigación, realizaron allanamientos en distintos municipios de la capital, incluyendo Municipio Chacao y Sucre, con el fin de privar de libertad a jóvenes relacionados con la organización de un pancartazo de carácter opositor. Es importante recalcar que la mayoría de los detenidos eran menores de edad y dos de ellos cumplieron los dieciocho años tras las rejas solo por pensar diferente al régimen opresor.

El 28 de febrero el tribunal encargado del caso de los detenidos emitió boleta de excarcelación para Diego Gomes De Caires, Dylan Canache, Ender González, Andrés Aserraf, Betzaida Martínez y Elianys Rodríguez, tras haber realizado los trámites necesarios para cumplir la libertad bajo fianza. No obstante, funcionarios del SEBIN aseguraron que nunca llegaron a recibir el documento y prosiguieron a formular mil y un excusas para evitar la liberación de los adolescentes.

Diego Gomes de Caires.
Foto Archivo / CaracasJungle. Publicada 23-05-2018

Las excusas giraban en torno a la eterna caída del sistema electrónico, a la carencia de comunicación con los tribunales y a la misteriosa desaparición de la boleta de excarcelación del joven de 16 años, Dylan Canache, quien  ha sido confirmado como el “líder de la célula terrorista opositora” según el eficiente servicio de inteligencia de nuestra nación. Lo verdaderamente injusto de su caso reside en el hecho de que fue trasladado a un penal de menores, conocido como “Cochecito”, debido al extravío del documento que dictaba su inmediata liberación.

Dylan Canache.
Foto Archivo/ CaracasJungle. Publicada 23-05-2018.

El 1ero de junio Diego Gomes de Caires logró finalmente abrazar a su mamá, después de haber sido catalogado como terrorista y traidor a la patria, ya puede recorrer las calles de nuestro país “libremente.” Escribimos bajo comillas porque su mente aún sigue aprisionada y comprometida por un régimen de presentación cada siete días, prohibición de salida del país y restricción en cuanto a declaraciones en redes sociales se refiere.

Pareciera que la Lopnna (Ley Orgánica Para la Protección del Niño, Niña y Adolescente) quiere jugar el papel de la justicia invertida, colocando vendas en sus ojos y haciendo caso omiso a lo que ocurre con estos casos. No es posible pensar que cuatro menores de edad estuvieran privados de libertad en El Helicoide y que esta “protección” no velara por sus derechos humanos. No es posible que dos jóvenes reciban dieciocho años de vida encarcelados arbitrariamente. No es posible que las rejas nos esperen por alzar nuestra voz que grita libertad. Queremos pensar que estos hechos no son admitidos dentro de un sistema democrático, pero la dictadura reina en nuestro valle y dicta nuestra cruda realidad.

Anuncios
Elecciones

Reelecto Nicolás Maduro como presidente de Venezuela por seis años más

“Clase obrera del metro de Caracas apoya a Maduro.” / Foto de Caracas Jungle.

Nicolás Maduro fue reelecto el pasado domingo 20 de mayo como presidente de Venezuela gracias al proceso electoral realizado por el Consejo Nacional Electoral. Los resultados arrojaron 6.190.612 votos a favor de Maduro, aun cuando se registró una participación baja del 46.02 %.

 

El pasado domingo Venezuela presenció elecciones presidenciales convocadas por la Asamblea Nacional Constituyente. El proceso organizado por el Consejo Nacional Electoral inició aproximadamente a las 7 am y finalizó cuando la presidenta del CNE (Consejo Nacional Electoral), Tibisay Lucena, se pronunció en la sede de la institución para anunciar la reelección de Nicolás Maduro.

20180526_070737[1]
“El bigote revolucionario.” / Foto de Caracas Jungle

El lunes 21 de mayo, un día después de las elecciones, distintas figuras simpatizantes al bando opositor se pronunciaron y negaron las cifras arrojadas por el CNE. Tal es el caso del candidato Henri Falcón, quien se consideraba el rival más fuerte de Maduro, declaró públicamente que durante el 20 de mayo se evidenció la presencia de “puntos rojos” en las adyacencias de los centros electorales con la finalidad de comprar votos, oferta de pagos y bonos “sorpresa.”

“Juntos todo es posible.” / Caracas Jungle.

Por otro lado, la comunidad internacional definió la jornada electoral como un acto de ilegitimidad y denunciaron irregularidades. “Denunciamos las elecciones presidenciales venezolanas y su resultado, ya que no es representativo de la voluntad democrática de los ciudadanos de Venezuela”, afirmaron los líderes del G7 y la Unión Europea.

 

Asimismo, la presencia del foco internacional no solo se limitó a una mera declaración, sino que también sirvió para destacar la posibilidad de nuevas sanciones para colaboradores de Maduro debido a la “represión del país”, siendo Diosdado Cabello, el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno, y el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol los principales responsables.

 

A pesar de irregularidades durante las elecciones presidenciales, la petición de recuento de votos y la desaprobación de la comunidad internacional, Nicolás Maduro fue proclamado presidente de Venezuela y ejercerá su mandato seis años más.

20180526_1113191.jpg
“Propaganda de Maduro.” / Foto de Caracas Jungle.
Elecciones

¿Por qué los venezolanos no quieren votar este domingo 20 de mayo?

 

Muchos venezolanos han calificado como fraudulentas e inconstitucionales las elecciones presidenciales que se llevarán a cabo este domingo 20 de mayo, por lo que se abstendrán a participar en el proceso.

 

Según el portal web Efecto Cocuyo, solo el 41% de la población venezolana está dispuesta a participar en las elecciones del presente año. Por lo que se ha cuestionado la participación colectiva que se estima para la fecha prevista.

No obstante, según el periódico online Telesur la intención de voto supera el 70% de acuerdo a las declaraciones del ministro de Comunicación e Información de Venezuela, Jorge Rodríguez. “Hay una intención de voto que supera el 70 por ciento (…) la gran mayoría del pueblo venezolano, sea chavista o sea opositor, va a participar”, afirmó Rodríguez.

Desde que Hugo Chávez Frías gobernaba el país caribeño, el Consejo Nacional Electoral ha sufrido un cambio en su estructura que ha creado desconfianza y ha creado rechazo con respecto a  los resultados en los procesos electorales.

20180518_174649
La revolución de Chávez y Maduro. ¿Juntos o separados? / Foto de Caracas Jungle.

Asimismo, los venezolanos han dejado de participar en dichos procesos, ya que piensan que su partido político de preferencia no destacará en los resultados y definen de manera automática la política del CNE (Consejo Nacional Electoral) como fraudulenta. Sin embargo, otros estudios, reflejan que siete de cada diez personas consideran que es mejor votar que abstenerse.

Aunado a esto, los venezolanos que critican la realización del proceso electoral toman como argumento el hecho de que las elecciones fueron convocadas por la Asamblea Nacional Constituyente. Por tanto, esto sugiere que de ser calificado como ganador el candidato Nicolás Maduro, los resultados no serán reconocidos por los electores opositores ni por la comunidad internacional.

20180518_175428[1]
Maduro se postula nuevamente para las elecciones presidenciales. / Foto de Caracas Jungle.
Por otra parte, es importante recalcar la influencia de las protestas que tuvieron lugar el año pasado, ya que el poder de convocatoria de la MUD (Mesa de la Unidad Democrática) en un principio logró a congregar a millones de personas en los distintos estados de Venezuela, pero también  la división del partido, creó desilusión y desconfianza hacia el liderazgo opositor.

20180518_175500[1]
Henri Falcón propone un cambio para Venezuela. ¿Verdad o mentira? / Foto de Caracas Jungle
Omitiendo los porcentajes de intención de voto que yacen en distintos medios, las elecciones presidenciales que podrían cambiar el panorama político venezolano actual, se llevarán a cabo este domingo, siendo Nicolás Maduro, Henri Falcón y Javier Bertucci los principales candidatos.

Recuerdos

Capítulo 0

Braulio tiene 22 años de edad y suele escribir poemas de libertad. Todos los días busca una nueva oportunidad para ser feliz y procura llenar sus días tristes con una especial compañía; sonríe junto a su amigo y de vez en cuando planean un plan de escape. Una salida.

-Quisiera irme para España- dice él. Pero yo realmente no quisiera dejar mis tierras caribeñas. Quisiera buscar la forma, la manera, la estrategia para derrocar este pensamiento maldito; quisiera cambiar esta sociedad.

Desde que era pequeño sentía las ganas de defender. Defendía a mis compañeros de clases, defendía incluso al vigilante de la cuadra. El pana siempre estaba borracho y las señoras de vecindad le reprochaban la botellita de anís cartujo. La cuadra 76 donde pasé muchos años de mi vida, muchos momentos increíblemente felices, donde presencié momentos de adrenalina y llegué a pensar que perdería mi vida, pero jamás pensé que todo acabaría de esa forma.

-El 21 de Octubre la vida me cambió pa’ siempre- dice González todavía. Eramos cuatro ese día y llegamos a pensar que no lograríamos escapar. Entre explosiones y una brutal persecución nos escabullimos entre los arbustos. Pacientemente esperamos, esperamos y esperamos. Escuchábamos los gritos, los insultos lejanos y los malditos motores de alta cilindrada. Ese zumbido que estremece y logra callar a cualquiera. A cualquiera.

-Dame un chance- le dije. Vamos a ver como coño escapamos de acá.  Hice un par de llamadas y me despedí, confiando en el destino, en el pulso de mis acciones. No sé cómo lograba meterme en aquellas situaciones. Mi vida era una película.

 

 

 

 

 

Recuerdos

Tiempos de abril.

Rojo y amarillo.
Color incipiente / Foto de Caracas Jungle.

Prohibido olvidar que existimos.

Prohibido olvidar que insistimos.

Prohibido olvidar que un niño,

perdió la vida en un sitio.

El sitio que le dio la vida, 

la vida que terminó pronto,

pronto estarás con nosotros, 

descansa niño hermoso. 

 

Rojo y naranja.
Atardecer en la ciudad. / Foto de Caracas Jungle

 

Prohibido pensar que no fuimos,

suficientes en el juego perdido.

Prohibido tejer un consuelo,

que olvide nuestro sueño:

querido.

 

Amarillo.
Hoy es otro día. / Foto de Caracas Jungle.

Nuestro sueño de libertad,

Nuestro sueño de igualdad.

Nuestro sueño de justicia

Nuestro sueño sin nequicia.

 

 

 

 

Economía

¿Qué significa tener efectivo en Venezuela?

Triste efectividad.
Algunos de los diseños hechos en revolución./ Foto de Caracas Jungle.

La escasez de efectivo se ha convertido en una nueva pesadilla para los venezolanos y los obliga a buscar diferentes modalidades de pago para enfrentar esta situación.

Actualmente, Venezuela está presenciando una situación económica en la que los ciudadanos no pueden acceder con facilidad al dinero en billetes. La principal causa se debe a una hiperinflación, pero más allá de este factor, la escasez de la materia prima dificulta la impresión masiva de billetes de alta denominación. Aunado a esto, la futura introducción de un nuevo cono monetario incrementa la incertidumbre y juega un papel determinante en cuanto a un cambio económico se refiere. Muchos son los factores que acarrean y mantienen esta problemática, pero algunos ciudadanos destacan que la desconfianza hacia el gobierno es el primer antecedente.

La escasez de efectivo dificulta la vida diaria de los venezolanos y los conduce a recorrer un gran número de cajeros automáticos, permanecer largas horas en entidades responsable de las pensiones y hasta la creación de un negocio en la frontera.

Según el portal web PRODAVINCI, la hiperinflación se define como “un tipo inusual de inflación que implica un aumento general de precios a niveles muy altos” y en la que el dinero pierde su propia funcionalidad. La hiperinflación genera como consecuencia el crecimiento súbito de la pobreza, desestabilización y el empleo de métodos arcaicos para el consumo de productos básicos a través del trueque.

Algunos ciudadanos destacan que una forma de adquirir efectivo es a través de las pensiones, ya que el banco no emite restricción en el monto a entregar.  Según el portal web de Tal Cual, el pasado 13 de marzo, “la Superintendencia de las Intituciones del Sector Bancario (Sudeban) implementó el cobro de las pensiones por el terminal de número de cédula” para así, agilizar dicho trámite.

De igual manera, la escasez de los billetes bolivarianos ha traído como consecuencia un método alternativo de pago en distintos comercios y locales. Tal es el caso de los huevos que varían su precio según la modalidad de pago. Medio cartón de huevos puede llegar a costar 140 mil bolívares en efectivo, mientras que el uso del punto de venta establece un nuevo precio de 250 mil bolívares en adelante.

Por otra parte, la creación de un negocio paralelo ha entrado en la lista de factores que influyen en la escasez de papel moneda. Según José Guerra, diputado y presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, Venezuela es el único país del mundo donde existe la venta de efectivo. La venta de los billetes es más común en la frontera, en lugares como San Antonio del Táchira y Cúcuta, la especulación lideriza este sistema arbitrario y la necesidad determina el verdadero valor del billete. En lugares como Maracaibo la venta de efectivo se efectúa cobrando un porcentaje adicional que va desde el 150% en adelante.

Esta problemática ha llevado a ciudades venezolanas a crear su propia moneda. Tal es el caso de Elorza, ciudad perteneciente al estado Apure, donde se utiliza el elorza para enfrentar la escasez de bolívares, según el portal web de CNN en español.

 

 

Uncategorized

¿De dónde venimos?

Cenizas. Venimos de las cenizas. De las montañas vírgenes, del terreno baldío, inhabitable, dominado por la fuerza de la naturaleza y subyugado por el gobierno dictatorial, opresivo, rígido, desmesurado, impropio, efímero, ambicioso por la transformación del medio, codicioso y… militar. Nacimos y continuamos en la tierra prometida, pero eternamente sometida.

Cada día, cada mañana, buscamos el por qué de nuestra existencia. En ocasiones nos sentimos afortunados y hasta únicos por haber nacido en esta tierra fértil y sedienta de libertad. Tierra caribeña y hermosa en sus formas y maneras. Aunque este sensación solo hace acto de presencia en lugares lejos de la muchedumbre, lejos de la rutina arcaica y primitiva que nos acompaña todos los días. Todos los días.

Sin esfuerzo alguno podría escuchar en este momento la corneta de un autobús cuyo conductor, cansado de recibir pasajeros desconocidos y malhumorados, hace caso omiso a las reglas de tránsito inexistentes. Sí, en este país todo es realmente contradictorio, ambiguo en todos los sentidos y absolutamente impredecible. El nuevo país.

Sin esfuerzo alguno podría escuchar este momento a las mismas personas, pero con diferente rostro, hablando sobre el gobierno y sus decisiones económicas. Pero nunca he llegado a escuchar a alguien que alce su voz y exprese que tiene la clave para cambiar a esta sociedad. Esta sociedad que solo se preocupa por lo material y no ve mas allá por miedo a ser capturado. Esta sociedad carente de conciencia y hasta de cordialidad. La nueva sociedad. La sociedad donde el más apto si que sobrevive, pero solo por un par de días más. 

Recuerdo que cuando era niña mi abuelo me decía que “estábamos en economía de guerra” y yo no entendía aquello. Intenté buscarle la explicación, pero mi incipiente conciencia no me lo permitió durante muchos años. Logré hallar el significado de la expresión ya entrando a la segunda década de mi vida, pero no a través de libros; aprendí por la experiencia.

-¿Experiencia de qué?- dirán muchos, pero un espacio virtual no basta para plasmar todos los desgraciados momentos en el que hemos sido humillados por el sistema y por quienes lo conforman. Mas allá de la pequeña cúspide política, la falsa concepción que tenemos de nuestra identidad es lo que nos conduce a la división. La mala costumbre de aparentar.

Vivo en el país más peligroso del mundo, así dicen, pero dentro de mi pequeña burbuja he logrado encontrar momentos de absoluta paz y tranquilidad. Sí, en una ciudad que apodé la selva de concreto, la capital de un país gobernado por animales que se auto proclaman los jefes de la cadena alimenticia y que con total audacia han logrado convertirnos en seres salvajes y por supuesto, condicionados, pero ¿condicionados a qué?

Quizás muchas personas han pensado lo mismo que yo, tal vez muchos intelectuales han escrito ensayos sobre la misma denominación, pero en estos tiempos de locura solo me queda aferrarme a la selva y a su fascinante vegetación.

Nací en la famosa Revolución. En los tiempos en donde “amaneció de golpe”, en el inicio de una época indescriptible, pero sin duda, triste. Y actualmente no es diferente.
Pensamos que en algún momento todo acabaría de una vez por todas. Luchamos por obtener un cambio verdaderamente significativo, colocamos nuestras vidas sobre un sueño, una idea, un proyecto. Sin embargo, muchos optaron por empezar una vida nueva llena de “oportunidades” y “calidad” de vida en otras latitudes. Una vida donde quizás solo luches por pertenecer en una sociedad que no te corresponde. Sí, muchos se fueron y seguirá sucediendo. Ya es hora de que no nos sorprenda ese hecho, pero si me preguntan, prefiero vivir en carne propia la transformación del sitio que me ha dado todo lo que soy, todo lo que aspiro ser, todo lo que pienso, gracias a mi selva existo. Y seguiré existiendo.

Somos seres individuales buscando la felicidad, pero ¿qué es realmente la felicidad? Tendemos a desconocer el mundo tal cual fue concebido, buscamos pretextos para huir de la verdad sobre él, ponemos quizás demasiado empeño en nuestro esfuerzo laboral, nuestros recursos monetarios, nuestras ambiciones profesionales, pero al mismo tiempo, dejamos a un lado el verdadero significado de nuestro ser. Lo que nos diferencia del salvajismo no es más que nuestra verdadera capacidad para sentir, amar, desear. Priorizamos una y otra vez nuestro deseo por el éxito, sin concretar cual es la razón del mismo. ¿Por qué queremos ser superiores? Amamos el dinero sin fronteras, sin limitación, pero no gastaríamos ni un dólar en un niño desafortunado que hurga en la basura por culpa de un sistema fallido. No obstante, sentimos que nadie nos comprende una vez que hemos perdido el dinero y el éxito alcanzado. Sin saber que tenemos la capacidad de unirnos y derrotar las fronteras que nos subyugan.

Hoy he decidido tomar un arma. Hoy he decidido disparar a sangre fría una y otra vez. Disparar y despertar al que se encuentre en un profundo sueño. Disparar al que desconoce que existe un mundo nuevo. Hoy he decidido buscar el por qué de nuestra existencia. Hoy he decidido encontrar a aquellas personas dispuestas a reconstruir el medio. Aquellas que conocieron un nuevo sueño mas allá de la lucha de concreto. Hoy he decidido a olvidarme de que existe la felicidad. Hoy he decidido a construir un nuevo concepto de felicidad, para evitar estancarme cada vez más o para evitar omitir la propia realidad. Hoy he decidido a buscar historias caribeñas. Hoy he decidido a armar una revolución de conciencia. Hoy dispararemos armas cargadas de conocimiento. Hoy disiparemos el bermejo pensamiento.

Cantemos al unísono Gloria al Bravo Pueblo y juntemos nuestras manos para levantarnos de la esclavitud que quieren restablecer en nuestra tierra fértil, hermosa y poderosa. Limpiemos las cenizas de nuestro pasado y formemos el barro que forjará un imperio único, justo y resistente.